Protección de datos en Galicia

Delegado de Protección de Datos: ¿Qué es y cuándo es necesario u obligatorio? 

José Luis Barral
José Luis Barral

Abogado experto en protección de datos

La protección de datos es un tema fundamental en la actualidad, especialmente con la implementación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en la Unión Europea. Una de las figuras clave en el cumplimiento de esta normativa es el Delegado de Protección de Datos (DPD), quien garantiza que las organizaciones cumplan con las disposiciones legales en materia de privacidad y seguridad de la información. 

Delegado de Protección de Datos
Delegado de Protección de Datos

¿Qué es un Delegado de Protección de Datos? 

El Delegado de Protección de Datos, también conocido como DPD o Data Protection Officer en inglés, es una figura designada por una organización para velar por el cumplimiento de la normativa de protección de datos. Su principal función es proteger los derechos y libertades de las personas en relación con el tratamiento de sus datos personales. 

El DPD actúa de forma independiente y no debe recibir instrucciones en el ejercicio de sus funciones. Debe contar con conocimientos especializados en derecho y práctica en protección de datos, aunque no se le exige una titulación específica ni certificación. Puede ser una persona física o jurídica, interna o externa a la organización. 

Obligatoriedad de designación de un DPD 

Según el RGPD, existen varios casos en los que es obligatoria la designación de un Delegado de Protección de Datos. Estos casos incluyen: 

  1. Tratamiento realizado por autoridades u organismos públicos, con excepción de los tribunales que actúen en ejercicio de su función judicial.
  2. Actividades principales del responsable o encargado del tratamiento que requieran una observación habitual y sistemática de datos a gran escala.
  3. Tratamiento a gran escala de categorías especiales de datos personales, como datos de salud, o datos relativos a condenas e infracciones penales.
  4. Entidades específicas mencionadas en la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, como colegios profesionales, centros docentes, entidades de comunicaciones electrónicas, prestadores de servicios de la sociedad de la información, entre otros. 

Es importante destacar que, aunque el RGPD establece los casos en los que es obligatoria la designación de un DPD, cualquier responsable o encargado del tratamiento puede designar voluntariamente a un DPD, incluso si no se encuentra en ninguno de los casos mencionados anteriormente. 

Funciones del Delegado de Protección de Datos 

El Delegado de Protección de Datos tiene diversas funciones, que pueden variar según la organización y el contexto en el que se encuentre. Algunas de las funciones más comunes son las siguientes: 

  1. Informar y asesorar al responsable o encargado del tratamiento sobre sus obligaciones en materia de protección de datos.
  2. Supervisar el cumplimiento del RGPD y otras leyes de protección de datos.
  3. Colaborar con la autoridad de control, que en España es la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).
  4. Realizar evaluaciones de impacto en la protección de datos cuando sea necesario.
  5. Cooperar con los interesados y atender sus solicitudes en relación con el ejercicio de sus derechos.
  6. Promover la concienciación y formación del personal de la organización en materia de protección de datos. 

Es importante tener en cuenta que estas son solo algunas de las funciones más comunes, y que el detalle completo de las funciones del DPD se encuentra en el artículo 39 del RGPD. 

Ventajas de contar con un DPD 

Contar con un Delegado de Protección de Datos tiene diversas ventajas para las organizaciones, entre las que destacan: 

  1. Cumplimiento de la normativa: El DPD garantiza que la organización cumpla con las disposiciones legales en materia de protección de datos, evitando posibles sanciones y daños a la reputación.
  2. Protección de los derechos de las personas: El DPD vela por la protección de los derechos y libertades de las personas en relación con el tratamiento de sus datos personales, asegurando que se respeten sus derechos de privacidad.
  3. Asesoramiento especializado: El DPD cuenta con conocimientos especializados en protección de datos y puede proporcionar asesoramiento y orientación a la organización en este ámbito.
  4. Gestión de riesgos: El DPD realiza evaluaciones de riesgos y evaluaciones de impacto en la protección de datos, lo que ayuda a identificar y mitigar posibles riesgos relacionados con el tratamiento de datos personales.
  5. Mejora de la confianza: Contar con un DPD demuestra el compromiso de la organización con la protección de datos y puede generar confianza tanto entre los clientes como entre los empleados. 

Conclusiones 

El Delegado de Protección de Datos desempeña un papel fundamental en el cumplimiento de la normativa de protección de datos. Su designación es obligatoria en determinados casos y puede ser voluntaria en otros. El DPD actúa de forma independiente y cuenta con conocimientos especializados en protección de datos. 

Las funciones del DPD incluyen asesorar y supervisar el cumplimiento de la normativa, colaborar con la autoridad de control, atender las solicitudes de los interesados y promover la concienciación en materia de protección de datos. 

Contar con un DPD ofrece diversas ventajas, como el cumplimiento de la normativa, la protección de los derechos de las personas, el asesoramiento especializado, la gestión de riesgos y la mejora de la confianza. 

Video delegado protección de datos

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar