Protección de datos en Galicia

La protección de datos de las personas fallecidas según la LOPDGDD

José Luis Barral
José Luis Barral

Abogado experto en protección de datos

La evolución tecnológica y la creciente digitalización de nuestras vidas han planteado nuevos desafíos en lo que respecta a la privacidad y la protección de datos personales. En este contexto, la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales de España ha introducido disposiciones importantes relacionadas con la protección de datos de personas fallecidas. En este artículo, analizaremos las principales disposiciones de la ley en este sentido y su impacto en la gestión de los datos de individuos fallecidos.

Protección de Datos de Personas Fallecidas según la Ley Orgánica 3/2018 de LOPDGDD

Introducción

La Ley Orgánica 3/2018, a menudo referida como la «LOPD-GDD,» es una normativa fundamental en España que regula la protección de datos personales y establece salvaguardias para garantizar los derechos digitales de los ciudadanos. Uno de los aspectos críticos abordados por esta ley es la protección de datos de personas fallecidas, reconociendo la importancia de respetar la privacidad incluso después de la muerte de un individuo.

Tratamiento de datos de personas fallecidas

De acuerdo con la LOPD-GDD, el tratamiento de datos personales de personas fallecidas está permitido en ciertas circunstancias específicas y bajo ciertas condiciones. Los principales aspectos relacionados con el tratamiento de estos datos son los siguientes:

Legitimidad del tratamiento

El tratamiento de datos de personas fallecidas debe ser legítimo y necesario para fines específicos. Este tratamiento puede ser realizado por:

  1. Intereses legítimos: Cuando el tratamiento de datos sea necesario para la protección de intereses legítimos del responsable o de terceros.
  2. Cumplimiento de una obligación legal: Si el tratamiento es necesario para el cumplimiento de una obligación legal.
  3. Ejecución de una tarea realizada en interés público: Cuando el tratamiento se realice en el ejercicio de funciones de interés público.

Derechos de los titulares de datos

La LOPD-GDD establece que los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (derechos ARCO) pueden ser ejercidos por los herederos o representantes legales de la persona fallecida. Esto permite que los familiares tengan un cierto control sobre los datos personales del difunto y puedan tomar medidas para proteger su privacidad.

Conservación de datos de fallecidos

Los datos de personas fallecidas deben ser conservados durante el tiempo necesario para cumplir con los fines para los que fueron recopilados o el tiempo exigido por la legislación aplicable. Sin embargo, la ley establece que los datos no deben ser conservados indefinidamente, lo que refuerza la idea de limitar la retención de datos de personas fallecidas.

Transferencia internacional de datos

En caso de que los datos de personas fallecidas sean transferidos fuera de la Unión Europea, la LOPD-GDD exige que se cumplan con las regulaciones de transferencia internacional de datos, garantizando un nivel adecuado de protección de datos.

Conclusiones de protección de datos de personas fallecidas

La LOPD-GDD de 2018 reconoce la importancia de proteger la privacidad de las personas fallecidas y establece disposiciones claras para regular el tratamiento de sus datos personales. Estas medidas buscan equilibrar los intereses legítimos en el acceso y uso de datos con el respeto a la privacidad y la dignidad de las personas fallecidas.

La ley garantiza que los datos de personas fallecidas sean tratados de manera justa y transparente, permitiendo que los familiares y representantes legales ejerzan sus derechos y tomen decisiones sobre el manejo de esos datos. Además, fomenta la responsabilidad por parte de las organizaciones y entidades que gestionan estos datos, promoviendo la protección de la privacidad digital incluso después de la muerte.

En resumen, la protección de datos de personas fallecidas es un aspecto crucial de la LOPD-GDD, que busca preservar la privacidad y la dignidad de las personas incluso después de su fallecimiento, adaptando las normativas de protección de datos a la realidad digital del siglo XXI.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar